Acercarse a una escuela africana es conocer de primera mano el esfuerzo, a veces titánico, que realizan tanto profesorado como alumnado por enseñar y aprender. La mayoría de los centros disponen de recursos muy limitados y siempre te sorprende la larga vida de pupitres, sillas, pizarras y otros elementos cotidianos.

Colegio rural de Louly Benteigné

Es una escuela ubicada en una zona rural de la localidad de Sandiara, a 11km de la ciudad de M’bour. Consta de un alumnado de 276 estudiantes, 125 niñas y 151 niños de entre 7 a 13 años. Su director es Malick Mbengue que dirige una plantilla de 7 profesores. Hemos hecho entrega de camisetas deportivas y mochilas donadas por ANEFP, cepillos y pastas de dientes además de bolígrafos.

En enero de 2021 se inició un proceso de cowfunding que dio como resultado 1.400 euros que permitieron comprar una impresora multifunción (tóner y papel también). Además fue posible comprar 500kg de arroz y 270 pastillas de jabón para lavar la ropa que fueron repartidos entre los alumnos y alumnas de la escuela.

En octubre de 2021 se ha inaugurado la instalación de agua corriente gracias a una bomba y dos paneles solares que sacan agua del pozo hasta el depósito de 2000 litros. Además se ha hecho llegar el agua a los lavabos situados a más de 50 metros, se ha instalado una ducha y se han dispuesto grifos para lavarse las manos fácilmente. Se ha colocado también un grifo, en la parte exterior del muro de la escuela, para que las mujeres del pueblo puedan abastecerse con mayor comodidad de agua, incluso cuando el colegio está cerrado.

Colegio rural de Ibel

Aminata es profesora en el colegio de primaria de Ibel y también es miembro del proyecto ENHEBRA Badalona-Senegal! Por ello, en diversas ocasiones hemos llevado material escolar diverso a la escuela como bolígrafos y libretas. Gracias a una donación de equipaciones de baloncesto del Club Joventut de Badalona y de dos canastas se puso en marcha un equipo mixto de baloncesto.

Comparte